Llorar limpia el alma, no lo reprimamos

Llorar limpia el alma, no lo reprimamos